¿Por qué mi web no aparece en Google?

Puede ser frustrante y muy preocupante que a pesar de creer que se han hecho todos los esfuerzos posibles, aún tu página no aparece en los resultados de búsqueda de Google. En ese caso, es posible que se estén cometiendo algunos errores que una vez identificados, suelen ser bastante fáciles de solucionar.

También es necesario entender que cuando se realiza una búsqueda en Google, no se está buscando directamente un sitio web, sino una página dentro de un sitio web. Por eso es importante que Google se entere de la existencia de esa página: para que esto ocurra, deben pasar tres cosas

  • Google sabe de la existencia del sitio y puede encontrar las páginas de él
  • Hay una página en el sitio que es relevante para la búsqueda
  • Google considera que la página web es relevante para la consulta 

Los errores más frecuentes en la relevancia de las búsquedas se relacionan de una u otra manera con estas tres cosas. Aquí te explicamos cuáles son los errores más frecuentes que se cometen en las páginas relacionados con esas tres premisas y cómo solucionarlos.

  1. Sitio web muy reciente. El algoritmo que permite las búsquedas de Google necesita de un cierto tiempo para conocer los sitios nuevos. Si el sitio es muy reciente, es posible que sólo se trate de eso. En este caso, será suficiente con esperar un tiempo prudencial para que Google encuentre el sitio. Hay un pequeño “truco” para conocer esto. Se puede realizar una búsqueda del tipo “site:tusitioweb.com”. Si esto arroja al menos un resultado, probará que Google conocer la existencia del sitio. Un paso más allá en este sentido sería hacer una búsqueda similar, pero agregando /lapáginaquequieresbuscarenGoogle/. Pero si ninguna de las dos búsquedas te da resultados, puedes en ese caso crear un mapa del sitio y enviarlo a Google a través del Google Search Console. 
  2. Bloqueo de la indexación de Google. Este caso trata de que, es posible que inadvertidamente, le estés diciendo a Google que no muestre las páginas en los resultados de búsqueda. Es posible que tengas una etiqueta “noindex”, que es sencillamente un fragmento del código HTML. Si esto está sucediendo en el sitio, aunque se haya enviado un mapa a Google, no será indexado, con la consecuencia que no aparecerá en las búsquedas de Google. Un error de este tipo sucede frecuentemente en sitios como WordPress, que los agrega a las páginas si se configura de manera incorrecta. O quizás el programador del sitio agregó la etiqueta mientras lo estaba desarrollando y se olvidó de retirarla. Para solucionar este problema, bastará con eliminar las etiquetas “noindex” a todas las páginas que no deberían tenerlas.
  3. Bloqueo de motores de búsqueda. Muchos sitios web poseen algo que se llama “archivo robots.txt”. Precisamente, estos archivos son los que le indican a los motores de búsqueda los sitios a los que puede ir y los sitios a los que no en los diferentes sitios web. Si hay alguna URL bloqueada con este tipo de archivo, esto causará que no aparezca en los resultados de búsqueda. En el caso que se haya enviado un mapa del sitio a Google Search Console, buscando en “Cobertura”, deberían aparecer los errores del tipo “URL bloqueada por robots.txt”. Es importante saber que  esto sólo funcionará si Google ha intentado rastrear el sitio y se encontró con un archivo de este tipo, por lo que este procedimiento no funcionará en páginas muy recientes. También se puede chequear realizando una búsqueda del tipo “tusitioweb/robots.txt.” Entonces, ante un error de este tipo, hay que revisar muy bien para eliminar todas aquellas directivas que estén bloqueando los contenidos que se quieren mostrar en Google.  
  4. Faltan “backlinks” o retroenlaces. Los backlinks, retroenlaces o vínculos de retroceso, son los enlaces que recibe una página web desde otras web. En el posicionamiento de una página se toman en cuenta el número de retroenlaces que existen, siendo un indicativo de la popularidad o la relevancia de la página. Pero es necesario que estos retroenlaces sean de buena calidad.  Nuevamente, es importante recordar que la clasificación de Google es de páginas web, no de sitios web. Hay algunas herramientas que pueden ayudar a chequear la cantidad de backlinks que tiene cada página web y poder definir si el problema se trata de este punto. Si se revisa esta opción en cada una de las páginas web del sitio y aún así se puede determinar que alguna de las páginas se queda corta, es posible que una opción para solucionar el problema sea crear más vínculos de retroceso. 
  5. La página web tiene poca autoridad. Google se basa en múltiples factores para realizar la clasificación de las páginas. Uno de ellos es el “PageRank”, que se basa en el conteo de los backlinks y los enlaces internos para clasificar las páginas.  Ciertamente, Google ha incluido otros factores a lo largo del tiempo en la clasificación de las páginas, pero el PageRank sigue siendo uno de los más importantes. Anteriormente, era posible visualizar los puntajes de una página a través del Pagerank, pero esta opción fue suspendida hace ya cierto tiempo. De cualquier manera, el tráfico de búsqueda se relaciona con los enlaces internos y con los backlinks: se ha encontrado que las páginas con más backlinks y enlaces internos tienen más autoridad que las que tienen menos enlaces de estos tipos. Para aumentar la autoridad de la página, es posible construir más backlinks, así como añadir más enlaces internos. Hay que tomar en cuenta que crear backlinks puede ser trabajoso, ya que estos deben ser relevantes. 
  6. El sitio web no posee autoridad. El análisis de las métricas en general apunta a que la autoridad que posea un sitio es relevante para la clasificación de Google. A veces el algoritmo de Google puede funcionar de manera un tanto “misteriosa”, pero la autoridad del sitio parece desempeñar un papel más importante en el ranking de algunas palabras claves más que en otras. Es posible que tome en cuenta diferentes factores para hacer la clasificación. Mientras menos autorizados sean los sitios, menos posibilidades tendrán de figurar en los primeros puestos del ranking. Incluso es posible que dependiendo del tipo de consultas del usuario, Google seleccione marcas más confiables y reconocidas por la mayoría.  Sin embargo, no todo está perdido en este caso: la autoridad se puede construir creando más backlinks en las páginas web. De hecho, hay casos en los que la clasificación puede superarse porque posee una gran cantidad de backlinks de mayor autoridad. 
  7. Página web desalineada. Es posible que la página web no esté alineada con la intención de búsqueda. Como el objetivo de Google es clasificar los contenidos más relevantes para cada consulta, es necesario que el contenido esté alineado con lo que los buscadores esperan ver. 
  8. Contenido duplicado. Un problema de contenido duplicado ocurre cuando se puede acceder a la misma página o similar desde diferentes URL. La tendencia de Google es a no indexar contenidos duplicados porque utiliza espacio innecesario. Esto puede generar problemas del tipo que la autoridad de la página se dividirá en dos URL. para solucionar esto, se puede buscar si se tienen páginas duplicadas y posteriormente se redirigen los duplicados. 
  9. Penalización de Google. Esta es una posibilidad un tanto remota, pero posibilidad al fin. En Google, las penalizaciones pueden ser manuales, que sería cuando se toman medidas para eliminar o degradar el sitio, o algorítmicas, cuando un sitio es suprimido por problemas de calidad. Estas últimas, más que penalizaciones, vienen a ser filtros. Aunque este tipo de problemas son muy infrecuentes, vale la pena revisar si el tráfico orgánico del sitio ha tenido una baja drástica recientemente.    

Imagen cortesía de https://raquelemosrodriguez.com, todos los derechos reservados.